martes, 8 de septiembre de 2009

La Virgen de la Caridad



La entrada de hoy, es una curiosa mezcla de patrimonio y devoción, salpicada de unas dosis de antigüedad. El 8 de Septiembre es la festividad de la Virgen de la Caridad, y en el día de su fiesta no podía pasar por alto dedicarle una entrada a esta talla cargada de historia. En la actualidad la Virgen de la Caridad se encuentra bajos las naves de San Juan, frente al Altar Mayor, en un taquillón junto a San José y la Virgen de la Milagrosa, la talla ha sido restaurada y trasladada al templo parroquial en épocas recientes.

Se trata de una imagen probablemente del Siglo XVI, con una iconografía y aspecto un tanto curioso. La imagen porta en su brazo izquierdo al niño Jesús que guarda en su regazo un ave, tal vez una paloma en representación del Espíritu Santo, mientras su brazo derecho ofrece una cesta de frutas rebosante. La imagen viste túnica roja de delicado estofado en oro, el manto aparece tallado con motivos vegetales como si fuese bordado, todo ello con una rica policromía en oro, por último la imagen parece lucir una coraza dorada algo no muy habitual en las tallas de la Virgen.





La Virgen de la Caridad, tuvo cofradía propia desde antes del siglo XVI, pues es en dicha cofradía y concretamente en la celebración de las fiestas en honor de esta imagen donde se encuentran los primeros testimonios de las celebraciones taurinas en Fuentesaúco ya en el año 1.603.


A nuestros días no ha llegado la cofradía, más aún si tenemos en cuenta que el incremento de la devoción a la Virgen de la Antigua durante el barroco, mermo la importancia de las fiestas de la Virgen de la Caridad. Sin embargo, esta imagen ocupaba hasta su clausura una posición de privilegio en la Iglesia de Santa María del Castillo, en el altar situado en el lado de la Epístola, en la nave este del crucero. Y no solo en su situación se manifestaba la devoción e importancia de la Virgen de la Caridad, sino que existía la tradición, mantenida hasta los años 70 (cierre de Santa María), de ofrecer todos los niños bautizados en la Iglesia de Santa María a esta imagen de la Virgen, tras recibir el agua bautismal en la sacristía que se encontraba junto al altar de la Virgen de la Caridad.

Bajo la premisa de que mientras alguien lo recuerde, no desaparecerá la posibilidad de recuperar la tradición y devoción de esta imagen, esperemos que nunca se olvide el valor e historia de la Virgen de la Caridad de La Fuente del Saúco.

1 comentario:

Conchero dijo...

Una imagen muy del gusto de la época, realmente bella. Y como suele ser habitual, una joya artistica que también lo es devocional, aunque hoy esté perdida.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...